4. apoyo y autoestima...

Detesto cuando esa persona (mi padre) llega con sus sermones acerca de mi obesidad... "ya en serio estas bien gorda", "hazlo por ti, por tu salud", "asi nunca le vas a gustar a nadie", "te estas poniendo como tu tía, vela... pobrecita, apenas puede caminar", "mirate, ¿a poco te gusta lo que vez?", "ya hasta los ojos se te ven chiquitos"...
Yo creo que todas esas cosas hacen que si ya de por si uno esta con su autoestima bien desgastada (porque obvio soy gorda y no lo puedo esconder frente a la gente, mi espejo y mi ropa) todavía que te digan esas palabras (y más cuando viene de alguien que supuestamente te ve con ojos de papá cuervo), te vienen mandando derechito al pozo sin fondo de la baja autoestima.
Me da mucho coraje que por más ayuda que le he pedido a mi familia no he encontrado apoyo, eso sí, todos quieren que baje de peso y para quitarme la comida son los primeros. Pero ¿qué onda con el apoyo?.
Yo infinidad de he veces he pedido por que ellos coman a otra hora diferente a la mía para que no me antojen, les he pedido que no coman cosas deliciosas enfrente de mi, que no pongan en el refri todas esas cosas que se comerían solas... pero nooooo, su argumento barato consiste en que el mundo no puede cambiar solo porque yo este a dieta.
Ojala todas esas cosas despectivas que me dicen y la falta de apoyo de mi familia me hicieran recapacitar, ponerme en huelga de hambre y quedar famélica, pero lamentablemente no es asi y siempre recurro a la comida que me reconforta cada vez que mi autoestima y ánimos estan por los suelos.

0 comentarios:

Publicar un comentario